domingo, 29 de abril de 2012

...evasiones...



Esta noche he decidido dormir con la puerta entreabierta, melees. Voy a dejar que la corriente fría de la nieve caída y esta primavera bestia de calores que prometen el estío, entre en la habitación. Escucharé tus pasos, y el sonido que harás con los objetos de la casa, ese sonido amable que guardaba mis oídos infantiles. Esta noche voy a descansar, melees, porque en los días cercanos, ahuyentaste a los fantasmas del hogar. Has puesto el incienso que trajimos de la India y nuestra casa está fresca, como la nieve caída. 
Melees, desde la calma bullente de esta noche serena de curvas giratorias que dejan una suerte de vértigo en mi alma, voy a descansar. He volado contigo y mis manos se han refrescado.
Sabes melees antes de cenar me he lanzado rodando por una duna que tenemos enfrente de la casa y me he divertido. Pero ahora la cama está llena de arena.
Esta noche pon música en el viejo gramófono de la sala de estar que quiero dormir escuchando canciones.

1 comentario:

Resistencias nulas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.